Qué es el suelo pélvico y por qué todo el mundo tiene que conocerlo

El equipo de Asesoramiento de Mooncup tuvo la suerte de asistir recientemente al curso “Adora tu suelo pélvico” y ¡fue consciente de lo importante (y lo desatendido) que pude llegar a estar el suelo pélvico! Louise Field, especialista en ejercicio para la salud y el bienestar físicos de la mujer, comenzó a investigar y a impartir cursos sobre concienciación del suelo pélvico con la ayuda de Katrina Wade, fisioterapeuta activa especialista en salud de la mujer y el hombre en Body Works Physio https://www.bodyworksphysio.net/, cuando se dio cuenta de la gran cantidad de mujeres que sufrían problemas con el suelo pélvico.

Gracias a Louise y Katrina, el equipo asesor de Mooncup disfrutó de una fantástica sesión de formación individual para ayudarnos a encontrar, poner en marcha y ejercitar correctamente nuestro suelo pélvico. Si deseas más información sobre estos programas de formación específicamente, puedes encontrarla aquí: Adore Your Pelvic Floor

Aquí en Mooncup Ltd, también abogamos abiertamente por la importancia de ser plenamente conocedores del suelo pélvico. Al fin y al cabo, esos músculos son exactamente los que mantienen en su sitio la copa menstrual Mooncup®; es por ello que pensamos que sería útil escribir una pequeña guía para que tú también puedas empezar a “Adorar tu suelo pélvico”.

Comprende la anatomía de tu suelo pélvico

¿Qué es el suelo pélvico y por qué es importante para todos?

El suelo pélvico está compuesto de capas de músculo que van desde el hueso púbico frontal hasta llegar a la columna vertebral de un lado a otro.

Estos músculos te dan el control de la vejiga y los intestinos y, al igual que todos los músculos del cuerpo, se pueden deteriorar con el paso del tiempo si no se ejercitan adecuadamente. A pesar de estar oculto, el suelo pélvico se puede controlar continuamente. Puedes pensar en entrenar los músculos del suelo pélvico del mismo modo que entrenarías otros músculos del cuerpo: desarrollando fuerza y resistencia para permitirles realizar su actividad del mejor modo posible.

Conozcamos más a fondo los músculos del suelo pélvico :

Diagrama anatómico de la vista superior de la pelvis femenina

Los músculos del suelo pélvico actúan como una hamaca para sostener los órganos internos (entre ellos la vejiga, los intestinos y el útero). En pocas palabras, sin su ayuda, lo que está dentro no permanecería dentro.

Problemas con el suelo pélvico

El número de personas que sufre problemas con el suelo pélvico está aumentando. Una de cada tres mujeres sufrirá de incontinencia urinaria en algún momento de su vida y la mitad de todas las mujeres tendrán algún grado de prolapso de un órgano pélvico. La prevención y la protección son fundamentales, por lo que comenzar a realizar ejercicios para el suelo pélvico lo antes posible ayudará a fortalecer dichos músculos para que puedan seguir cumpliendo su función.

Son numerosos los factores que pueden contribuir a un suelo pélvico débil. Entre ellos: estilo de vida, postura, mecánica respiratoria incorrecta, edad, historial de partos e incluso ejercicio. La gravedad actúa y las áreas débiles del suelo pélvico pueden dar lugar a un buen número de complicaciones como incontinencia urinaria, incontinencia intestinal, prolapso de un órgano pélvico y dolor pélvico.

No obstante, una manera de ayudar es comprender y ejercitar tu suelo pélvico. Es clave para impedir que los músculos se debiliten y causen problemas como incontinencia urinaria e incluso prolapso.

¿Quién debería hacer ejercicios del suelo pélvico?

La respuesta inmediata es todo el mundo. Estos son los hechos:

  • Los problemas con el suelo pélvico no solo afectan a las personas de mayor edad.
    La Fundación de vejiga e intestinos informa de que 14 millones de adultos solamente en el Reino Unido tienen problemas para controlar su vejiga, mientras que 900 000 jóvenes también tienen dificultades. Estas cifras solo muestran los casos notificados pero muchas otras personas pueden estar sufriendo en silencio debido a los estigmas o tabúes sociales.
  • La fuerza no es equivalente a un suelo pélvico fuerte.
    La práctica de ejercicio general (incluidos correr y levantar pesas) puede de hecho cargar el suelo pélvico dando lugar a problemas. Tener un suelo pélvico excesivamente activo (en el que los músculos estén demasiado tensos y tengan dificultad para relajarse) puede dar lugar a dolor pélvico y a incontinencia por estrés. Un estudio descubrió que las triatletas femeninas, por ejemplo, tienen un mayor riesgo de sufrir varios problemas de salud, entre ellos trastornos del suelo pélvico. Otro estudio descubrió que los corredores de maratón pueden sufrir un mayor riesgo de incontinencia, debido a que retienen la orina en la vejiga durante periodos prolongados de tiempo junto con el impacto de correr.
  • Los ejercicios del suelo pélvico no son solo para mujeres.
    Los hombres también tienen vejiga e intestinos, ¡además de músculos en el suelo pélvico! El suelo pélvico también ayuda en la función sexual, independientemente del sexo. Los hombres también sufren el riesgo de incontinencia urinaria e intestinal; y un suelo pélvico débil puede ser la causa subyacente de una disfunción eréctil.

Pero los ejercicios del suelo pélvico realmente pueden ayudar.

A pesar de ser algo demasiado habitual, ¡la debilidad del suelo pélvico o la incontinencia no deberían ser algo a lo que tengamos que resignarnos a medida que nos vamos haciendo mayores o después de dar a luz!

De acuerdo con la Agencia para la calidad y el estudio de la salud, los ejercicios del suelo pélvico son efectivos para tratar a adultos con problemas de incontinencia urinaria (la pérdida involuntaria de orina) sin riesgo de efectos secundarios. También descubrieron que los tratamientos a base de medicamentos pueden ser efectivos, pero el grado de beneficio es bajo y a menudo se producen efectos secundarios.

Si experimentas algún tipo de incontinencia, es importante hablar con tu médico que puede asesorarte sobre por qué te está sucediendo esto y diseñar un plan para ayudarte a gestionar el problema.

¿Cómo hacer ejercicios del suelo pélvico paso a paso?

El NHS (el servicio nacional de salud británico) incluye asesoramiento en su sitio web sobre cómo practicar ejercicios del suelo pélvico. Aquí proporcionamos una guía breve paso a paso:

1.       Encuentra tus músculos del suelo pélvico contrayendo el suelo pélvico de la misma manera que si estuvieras tratando de detener el flujo de orina cuando vas al servicio. (Sin embargo, no se recomienda detener el flujo de orina a medias con regularidad ya que puede ser nocivo para la vejiga).

2.       Refuerza los músculos del suelo pélvico sentándote cómodamente y contrayendo los músculos de 10 a 15 veces seguidas. No aguantes la respiración ni aprietes los músculos del estómago, los glúteos o los muslos al mismo tiempo.

3.       Cuando te hayas acostumbrado a hacer ejercicios del suelo pélvico, puedes intentar retener la contracción de los músculos durante unos pocos segundos. Cada semana puedes añadir más contracciones, pero ten cuidado de no excederte y descansa siempre entre cada bloque de contracciones.

Trata de hacer estos ejercicios varias veces por semana, incluso si no tienes ningún problema porque de este modo ayudarás a prevenirlos. Si tienes problemas con el suelo pélvico, deberías comenzar a notar resultados después de unos pocos meses de practicar los ejercicios. Deberías seguir practicándolos, incluso cuando observes que han comenzado a funcionar.

¿Por qué es importante el suelo pélvico para usuarios de Mooncup?

Sin el suelo pélvico, la vagina y el útero no tendrían soporte, lo que significa que la Mooncup no podría formar un precinto con la pared vaginal y hacer su función de recoger el flujo menstrual.

Es por eso que las instrucciones para determinar la talla tienen en cuenta factores que pueden afectar al tono del suelo pélvico como la edad y el historial de partos (frente a factores como el flujo menstrual o la longitud de los periodos). A medida que vamos cumpliendo años, el tono del suelo pélvico va disminuyendo gradualmente por lo que aprender a ejercitar los músculos del suelo pélvico podría permitirnos usar la Mooncup de una forma más efectiva. Por supuesto, para quienes tienen problemas o preocupaciones por el suelo pélvico (al igual que con cualquier otra enfermedad ginecológica), siempre recomendamos comentar con el médico el uso de la Mooncup con antelación.

Así que, ¿por que no te unes al equipo asesor de Mooncup y comienzas a adorar tu suelo pélvico?

Want to hear from us? Sign up to our newsletter
USA